sábado, 3 de mayo de 2008

Satán está comprando una escalera

¿Hacia dónde conduce la escalera de Led Zeppelin?, ¿qué significan los símbolos de su cuarto disco?, ¿quién es el Ermitaño?


Se podrían hacer infinitas cuestiones sobre el misterioso álbum número cuatro de Led Zeppelin. El primer interrogante es sencillo: ¿cómo se llama el disco? De ninguna manera, es un elepé sin título; comúnmente se le conoce por varias denominaciones como Led Zeppelin IV (ya que los anteriores se titulaban I, II y III), Los cuatro símbolos, Las runas o Zoso (las explicaciones de esto a su debido tiempo). La decisión era arriesgada pero, según Jimmy Page, era una forma de vengarse por los comentarios de Led Zeppelin III: «Acabamos hartos de las reacciones sobre el tercer álbum, de la gente diciendo que sólo éramos un montaje… Así que dijimos “¡Saquemos un álbum sin título!” De esa forma, a la gente o le gustaría o nada». En la cubierta del álbum no solo falta el título, también se omite el nombre de la banda, debido al convencimiento de Page de que los discos se deberían vender por sólo por la música que llevan dentro.


Y con esta portada sin título comienza otro misterio oculto del rock. En el adverso se observa una pared agrietada donde cuelga el retrato de un anciano. Este personaje está apoyado en un bastón y sostiene en su espalda un haz de leña. ¿Quién es este tipo? Para el guitarrista está claro: «El anciano llevando la madera está en armonía con la naturaleza. Toma de la naturaleza y devuelve a la tierra, es un círculo natural. Está bien. Su vieja casa es demolida y le llevan a vivir a un suburbio, un sitio horrible.» Esto se puede comprobar al desplegar la carpeta del disco, donde se ve que al fondo de la casa derruida se encuentra la ciudad. Un contraste entre lo viejo y lo nuevo.

Pero esto sigue sin responder quién es el anciano. Según la versión oficial del grupo, Robert Plant había comprado ese retrato en un mercadillo de Londres. Varios aficionados piensan que es Aleister Crowley (quien, por cierto, sale en el Sgt. Pepper's de los Beatles), filósofo, poeta y satanista, padre del ocultismo moderno y uno de los autores de cabecera de Page. En su casa maldita, cerca del lago Ness, los Led Zeppelin se corrieron alguna que otra juerga. Aunque la leyenda dice el viejo se parece a George Pickingill, un brujo oscuro del S. XIX y la Inglaterra victoriana y del que Aleister Crowley era seguidor. Además, en el fondo de la fotografía se puede ver un halo azulado que proviene del bosque; en el folclore celta, este halo azul está relacionado con las actividades druídicas.

A este curioso personaje de la leña también se le conoce como una elaboración del Ermitaño de la baraja del Tarot. De hecho, en el interior de la cubierta hay una ilustración basada en esta carta. Si todavía no ha quedado clara la posible relación entre Led Zeppelin y el diablo basta colocar la ilustración del Ermitaño junto a un espejo y observar como entre las rocas parecen estar dibujados dos seres: uno sería el Diablo, el que tiene dientes (¿o es una serpiente?), y otro sería un animal cornudo, posiblemente un carnero, una de las imágenes del Demonio. ¿Están ahí por casualidad? ¿O el ilustrador, Barrington Colby, dejó estas imágenes ocultas a propósito?

Si queréis interpretaciones, basta con que miréis los símbolos con los que firmaron los miembros del grupo. La idea de asignar un signo a cada uno sólo pudo ser idea de Page. Los fans desconcertados no sabían cuál correspondía a cada músico hasta que aparecieron de gira con sus correspondientes símbolos en las camisetas.


Los signos de John Bonham y de John Paul Jones están extraídos del libro de runas de Page, The Book of the Signs de Rudoph Koch. El del batería, Bonham, (los tres círculos unidos entre sí) es la trilogía fundamental: hombre-mujer-niño; es decir, padre-madre-hijo, la Trinidad Precristiana, y la cristiana, padre-hijo-espíritu santo. Aunque el símbolo le gustó a Bonzo por parecer el logo de la cerveza Ballantine del revés (el batería murió ahogado en su propio vómito tras un día de borrachera, aunque la bebida era un destornillador, vodka con naranja).

Por otra parte, el símbolo del bajista, John Paul Jones, (tres elipses unidas por un círculo) representa a una persona diestra, competente y segura de sí misma, ya que es un signo difícil de dibujar. Son características que que se pueden apreciar en el músico. Este símbolo también sirve para exorcizar los espíritus malignos. La leyenda dice que Page, Plant y Bonham firmaron un pacto con el Diablo y que al bajista le salvó este símbolo.

El de Robert Plant (una pluma encerrada en un círculo) es un diseño basado en un signo de la civilización Mu, algo así como la Atlántida, una legendaria civilización que se supone que existió hace 15.000 años en un continente perdido en el océano Pacífico. También se supone que es un símbolo de valentía. Una última suposición dice que la pluma es de la diosa egipcia Maat, protectora de la verdad, la justicia y la armonía.

Como no podía ser de otra manera, el símbolo de Jimmy Page (Zoso) es el diseño más enigmático. Plant asegura que Page le contó su significado una vez, pero que desde entonces se le ha olvidado. Diversas teorías apuntan a que partes de este signo están relacionadas con Zeus, Júpiter, Thor, Saturno, Escorpio, Cáncer y Capricornio. Aquí también Aleister Crowley tiene su protagonismo, el dibujo podría ser el “dragón rojo” un diseño de este hombre misterioso con función de ser un catalizador de energía sexual. Este Crowley y su satanismo está en todas partes.

Y para rematar las relaciones entre Led Zeppelin y el diablo basta con escuchar la más conocida canción del cuarto álbum, «Stairway to Heaven». Si ya de por sí la letra es extraña, basta con escucharla al revés para entender su auténtico significado. ¡Es un himno satánico! Esta es la conclusión a la que llegó un predicador baptista en 1982 cuando encontró estos mensajes subliminales. Ya lo dice la propia letra de la canción al derechas, “porque a veces las palabras tienen doble significado”; así que al escucharla al revés comienza la canción diciendo: “Pla-a-a-a-a-ay backward” (Escúchala hacia atrás). Y a partir de ahí comienza una recopilación de alabanzas a Satán. ¿Qué no os lo creéis? Aquí tenéis la prueba:



¿La canción dice eso en realidad? ¿O es lo que queremos oír? La explicación de esta letra y de las imágenes del diablo en las rocas del dibujo se debe a la “Pareidolia”, un fenómeno psicológico en el que percibimos erróneamente un estímulo aleatorio de forma reconocible. Lo mismo que sucede al ver animales en las formas de las nubes, la cara de Cristo en un jamón o la de Mickey Mouse en una mortadela.

Siempre quedará la duda, ¿la escalera hacia el cielo sube o baja?

Nos veremos en el Lado Oscuro del Rock...

7 comentarios:

kitakutikula dijo...

Curioso post ;). Uno de los grandes malditos de la historia del rock fue Roky Erickson (aunque solo hay que escuchar sus canciones). Buenísimo.

Lástima que hayan borrado el video de Stairway to heaven; he oído muchas de esas "canciones con mensaje satánico", pero creo que en casi todas oímos lo que queremos oír. Me quedo con la duda por el momento.

Y lo de la carátula, siendo ilustradora, podría ser que Colby lo hiciera a propósito (aquí la complicidad con el grupo estaría clara). A muchos nos gusta hacer ese tipo de juegos aunque no se descubran nunca. ;)

En la primera imagen hubiera juntado más la parte inferior, donde se ve un diablillo riéndose a carcajadas, XD.

Un saludo,
te sigo.

Mister Pink dijo...

Estoy contigo, todos oímos en esa letra lo que queremos oír; no es más que eso, pero sigue resultando divertido.

Un saludo desde El Lado Oscuro del Rock.

Anónimo dijo...

He escuchado que La mayoría de las mejores canciones de esta banda son/fueron robadas-plagiadas a músico de color norteamericanos,muchos de ellos vivieron en miserables condicones,..
,incluso este tema tiene demanda por plagio,..con resultado a favor del demandante,..Esta banda es puro o muuucho marketing ,y su guitarrista debiera tomar cursos de digitación...es muy sucio..!

Anónimo dijo...

He escuchado que La mayoría de las mejores canciones de esta banda son/fueron robadas-plagiadas a músico de color norteamericanos,muchos de ellos vivieron en miserables condiciones,..
,incluso este tema tiene demanda por plagio,..con resultado a favor del demandante,..Esta banda es puro o muuucho marketing ,y su guitarrista debiera tomar cursos de digitación...es muy sucio..!
11 de abril de 2015, 23:31

Ruth Ramirez dijo...

Hola! Interesante! Pero estoy en total desacuerdo en que la banda se la relacione con el satanismo! Creo que los símbolos son muy positivos! Tienen un sentido de conexión tan grande con el mundo natural y espiritual! Me fascina la banda!

alejandro dijo...

Son tan satanistas que interpretaron una canción gospel como in my time diying. Seamos realistas.

Juan Pablo Galeano dijo...

Si investigadas un poco, te darías cuenta que la mayor influencia de Page es el blues, y en este género es muy común lo que en otros géneros sería plagio, hay centenares de canciones legendarias que son acusadas judicialmente por plagio, y ¿puro marketing? Está bien, avísame cuando encuentres a un guitarrista como Page, un vocalista como Plant, un bajista como Jones y un baterista como Bonham ;)